Subir de peso en la menupausia no es inevitable.

Menopausia y aumento de peso parecen ir unidos en esta etapa de las mujeres.

En la primera parte del climaterio, se experimentan algunos cambios orgánicos que generan en la mujer cierto desconcierto, así como a quienes están cerca de ella.

La explicación tiene origen fisiológico: desde la primera menstruación el organismo femenino produce hormonas llamadas estrógenos, las cuales participan en el funcionamiento normal del aparato reproductor. Además, se encargan de fortalecer los huesos y preservar la salud de las arterias.

Cuando el ciclo menstrual se suspende sucede lo mismo con la producción de estrógenos, de manera que la mujer lo resiente y manifiesta con sofocos, sudoración, cambios a nivel emocional, alteraciones del apetito, hipertensión arterial, elevación de colesterol y triglicéridos, etc. No obstante, el que mayor impacto tiene en la autoestima de la mujer posiblemente sea el aumento de peso y esto es agravado por la mayor dificultad para perderlo.

Es muy frecuente el aumento de peso en esa etapa, con tendencia a acumular grasa en el abdomen. Se ensancha la cintura, mientras que cuando éramos más jóvenes la grasa tendía a centrarse en muslos y caderas: pasamos de tener una “figura de pera” a una “figura de manzana”.

La clave:
– No te quedes sentada
– Come rico y sano
– Evita el picoteo y los alimentos grasos.